En Amigos Trasplantados de Venezuela (ATV) rechazamos de manera contundente las declaraciones realizadas el lunes 11 de mayo 2020, por parte del General Carlos Ríos Urbano, Comandante del ZODI Zulia donde se pretende criminalizar a las personas con condiciones de salud crónicas, específicamente aquellas en tratamiento sustitutivo renal: diálisis.

Nuestra organización ha advertido en el pasado la difícil situación que viven las personas con una insuficiencia renal en el país, una población que supera las 6.000 personas en diálisis, de éstas al menos 850 residen en el estado Zulia, quienes deben salir cada semana a cumplir con sus tratamientos en las 20 unidades de diálisis de dicha entidad regional.

Las medidas tomadas por el Ejecutivo Nacional sobre la restricción en el suministro de combustible y permitir solo a algunos sectores, entre ellos, el de salud, a pesar de no cumplirse a cabalidad, ha generado diversos intentos de criminalizar a este grupo de personas que ya han sido bastante afectados por la ausencia de medicamentos e insumos, continuos cortes de electricidad, fallas en el suministro de agua para querer ahora responsabilizarlos de una situación ajena a la realidad.

Por lo antes expuesto, exhortamos a las autoridades regionales y nacionales a que cesen los señalamientos que buscan criminalizar a este grupo de personas vulnerables y por el contrario, busquen un mecanismo efectivo para garantizarles el derecho a su salud y su vida.

La Directiva.

Descargar (DOCX, 27KB)